Iborra, la petición de Luis Enrique