Estilo caduco y partidos bodrio



  • Creo que Moisés Rodriguez resume bastante bien lo que estamos hablando por aquí:

    http://blogs.lasprovincias.es/moisesrod ... -millones/

    Esto no vale 1.400 millones

    @3g150ucf:

    Celebro que ayer por la tarde tuviese mucho trabajo. Entre letra y letra, mi teclado y la pantalla del ordenador me libraron de estar hora y media concentrado en el bochornoso Getafe-Levante. Ya no por el 3-0, que también, pero cada vez me da más pereza ver esos partidos en los que sabes que van a transcurrir muchos minutos sin que suceda nada. Vaya por delante que este artículo no es una forma de pedir el cese de Lucas Alcaraz. ¡Dios me libre! No me pagan para ello y tampoco soy de esas personas que disfruten con el uso de la guillotina.

    Sí me parece, en cambio, que el Levante ha caído en un bucle peligroso, hipotecado en un estilo caduco que nada tiene que ver con eso de la mejor Liga del mundo que pretenden vendernos, a nosotros, a los americanos y a a los chinos, Tebas y compañía. En un ejercicio de responsabilidad (y porque los precios son ya más competitivos), esta temporada he decidido pagar por ver fútbol. Por un puñado de euros, las dos cervezas y el bocata de una noche de Champions, puedes ver cualquier partido de la Liga y competiciones europeas, y alguno de las principales ligas internacionales. Merece la pena… en principio.

    No con el Levante. Esto no es un ejercicio de cabreo por lo de ayer por la tarde. Escuché a Lucas Alcaraz escudarse en que hubo un penalti a Camarasa. Puede ser. Pero es que según comprobé por la noche con estupor, el bagaje ofensivo del Levante ayer se limita a esta acción polémica y en un remate de Alexis (aquel que se fue del Valencia para jugar en un grande y ha acabado en el Getafe, con todos los respetos) sobre su propia portería. Hasta que llegó el festival de Álvaro Vázquez, los mejores del Levante habían sido, según cuentan las crónicas, Rubén y Simao. No digo más. Nos vendieron cuando se logró el ascenso que este es un club endeudado, que fabrica las plantillas a base de retales y que había que hacerse fuerte en defensa. No es que el Levante fuera el Brasil de los 70, pero al menos veías intensidad y sabías que iba a llegar la carrera de Caicedo, luego Koné, después Martins… pero es que desde que asomó por aquí Caparrós, ni eso. Mendilibar lo intentó y resulta que el equipo no estaba diseñado para eso. Curiosamente su Eibar, otra plantilla confeccionada a base de retales, ofrece a día de hoy un fútbol mucho más vistoso que el del Levante (no es difícil) y encima, tiene más puntos.

    Muchos clubes modestos han decidido no apostar sólo por la línea resultadista. El Sporting con Abelardo, el Dépor con Víctor, el Getafe con Escribá, el Espanyol con Sergio, el Eibar con Mendilibar (sí, ese que era tan malo)… ¡y resulta que se puede ser modesto y ofrecer espectáculo! Porque al final de eso se trata. Los clubes pequeños no pueden limitarse a firmar ‘partidos bodrio’ y esperar a que el producto lo pongan en valor Barça y Real Madrid, y algo Atlético, Villarreal y Sevilla (lo del Valencia da para otro análisis, pero no lo haré que si no se me enfadan). Si Tebas y los clubes quieren vender la Liga como un espectáculo, deben ofrecer espectáculo. Y si 14 equipos se limitasen a hacer lo que a día de hoy hace el Levante, este campeonato no valdría ni de lejos los 1.400 millones por los que dicen se han vendido este año los derechos televisivos.