Los dos mejores holandeses de la historia granotas



  • En el artículo Granotes de hoy se cuenta que los dos mejores jugadores de la historia holandeses jugaron en el Levante: WIlkes y Cruyff

    CUANDO WILKES ERA GRANOTA
    Mientras veíamos juntos el partido del jueves pasado en Lisboa, nos preguntaron unos amigos: “¿Qué tal lo hizo el recientemente fallecido Wilkes de levantinista?”. Al finalizar, con el buen sabor de boca dejado por los goles de Kapo y Manchev y el triunfo de un Levante que ofreció una excelente segunda mitad, les contamos:
    Wilkes es la primera imagen que tenemos en la memoria granota. La grabamos en la temporada de nuestra “conversión al levantinismo” cuando jugaba en el Levante. Recordamos que “…un domingo, por marzo de 1959, fuimos con nuestro padre a Vallejo. Comprobamos al entrar que había un ambiente distinto al que habíamos conocido en el coso taurino y en Mestalla. En ellos predominaban las relaciones sociales. En cambio, en el campo levantinista, lo hacían las relaciones humanas. Eso nos agradó, nos hizo sentirnos bien, al lado de gentes sin dobleces que animaban a un jugador holandés llamado Wilkes. Nuestro padre nos explicó su perfil: es un as del fútbol en el final de su carrera, ex jugador del Valencia. Ha firmado por el Levante esta temporada para colaborar en el ascenso a Primera.” (Memorias de un granota, capítulo 1).
    Le vimos con pinta de delantero desgarbado y espigado. Parecía un profesor de historia en calzones. Pero enseguida nos dimos cuenta que los defensores del equipo contrario le esperaban temerosos, sin saber lo que iba a inventar. Nos sorprendió su dominio del balón, como si hubiera nacido con él pegado al pie. Su inspiración era asombrosa. Estábamos ante un genio del fútbol. En una época donde empezaban a sobresalir jugadores como Di Stéfano, Kubala y Pelé, individualmente Wilkes los superaba a todos. El solito se bastaba para iniciar, desarrollar y rematar la jugada.
    Su llegada al Levante fue muy complicada. En Segunda no se permitía en aquellos tiempos fichar a jugadores extranjeros. La junta directiva levantinista, presidida por Antonio Román, realizó mil gestiones para que se admitiera el alta del holandés. Finalmente se logró y Wilkess completó, a pesar de sus 35 años, una digna campaña ayudando al equipo a clasificarse en el segundo lugar de la tabla. Un puesto que daba derecho a disputar la promoción de ascenso a Primera, lo nunca visto hasta entonces. A pesar de ello, cesaron al entrenador Alvaro al acabar la liga. Pero no se contrató a otro. Confiando en la capacidad y sabiduría de Wilkes le ofrecieron el papel de jugador-entrenador en la citada promoción. Aceptó y la suerte fue adversa. Las Palmas, rival a batir, ganó uno a dos en Vallejo y el partido de vuelta terminó con igualada a uno. Por un solo gol quedó el Levante a las puertas del ascenso a Primera.
    Algunos recuerdos rejuvenecen, estamos convencidos. A nosotros nos pasa con el de las actuaciones de Wilkes con la camiseta granota. Al rememorarlas sentimos el aire fresco de la adolescencia. El que nos daba en el rostro cuando estábamos sentados en las gradas de Vallejo, con la boca abierta, viéndole driblar y rematar.
    Y al hilo de este recuerdo resaltamos un hecho singular, sólo ocurrido en el Levante: los dos mejores futbolistas holandeses de la historia han jugado en sus filas. Porque años después de Wilkess, en 1981, llegó al equipo levantinista el gran Johann Cruyff. Su aportación no fue tan celebrada, pero dejó detalles de calidad y alguna actuación inolvidable en el poco tiempo que estuvo.

    SALVADOR REGÜES



  • Cruyff lo que fue, es un LADRON!!! vino, nos saco la pasta como a unos tontos y se fue…...



  • cruyff se llevo lo que le ofrecieron. ni mas ni menos.

    alguna vez has visto el nou estadi lleno cada 15 dias?
    yo si, solamente con ese holandes al que has llamado ladron.



  • Ni Cruif fue un ladrón, el no tuvo la culpa de cobrar lo que le prometieron y que al resto de la plantilla se le debieran gran parte de las fichas de la temporada anterior y se acumularan los impagos en esa misma temporada, sufriendo estos impagos hasta el mismo Cruiff que no llegó a cobrar ni la mitad de lo prometido.

    De llenos NADA DE NADA, solamente se consiguió 16.000 espectadores el dia de su debut frente al Palencia (1-0), el resto de partidos fue menguando la asistencia hasta acudir alrededor de 6.000 personas en el Nuevo Estadio.

    Donde se llenaban los Estadios era en las POBLACIONES DONDE IBA A JUGAR EL LEVANTE SI ACUDIA CRUIFF EN LA CONVOCATORIA.

    ¡¡¡Macho Llevant!!!



  • @rana blaugrana:

    En el artículo Granotes de hoy se cuenta que los dos mejores jugadores de la historia holandeses jugaron en el Levante: WIlkes y Cruyff

    CUANDO WILKES ERA GRANOTA
    Mientras veíamos juntos el partido del jueves pasado en Lisboa, nos preguntaron unos amigos: “¿Qué tal lo hizo el recientemente fallecido Wilkes de levantinista?”. Al finalizar, con el buen sabor de boca dejado por los goles de Kapo y Manchev y el triunfo de un Levante que ofreció una excelente segunda mitad, les contamos:
    Wilkes es la primera imagen que tenemos en la memoria granota. La grabamos en la temporada de nuestra “conversión al levantinismo” cuando jugaba en el Levante. Recordamos que “…un domingo, por marzo de 1959, fuimos con nuestro padre a Vallejo. Comprobamos al entrar que había un ambiente distinto al que habíamos conocido en el coso taurino y en Mestalla. En ellos predominaban las relaciones sociales. En cambio, en el campo levantinista, lo hacían las relaciones humanas. Eso nos agradó, nos hizo sentirnos bien, al lado de gentes sin dobleces que animaban a un jugador holandés llamado Wilkes. Nuestro padre nos explicó su perfil: es un as del fútbol en el final de su carrera, ex jugador del Valencia. Ha firmado por el Levante esta temporada para colaborar en el ascenso a Primera.” (Memorias de un granota, capítulo 1).
    Le vimos con pinta de delantero desgarbado y espigado. Parecía un profesor de historia en calzones. Pero enseguida nos dimos cuenta que los defensores del equipo contrario le esperaban temerosos, sin saber lo que iba a inventar. Nos sorprendió su dominio del balón, como si hubiera nacido con él pegado al pie. Su inspiración era asombrosa. Estábamos ante un genio del fútbol. En una época donde empezaban a sobresalir jugadores como Di Stéfano, Kubala y Pelé, individualmente Wilkes los superaba a todos. El solito se bastaba para iniciar, desarrollar y rematar la jugada.
    Su llegada al Levante fue muy complicada. En Segunda no se permitía en aquellos tiempos fichar a jugadores extranjeros. La junta directiva levantinista, presidida por Antonio Román, realizó mil gestiones para que se admitiera el alta del holandés. Finalmente se logró y Wilkess completó, a pesar de sus 35 años, una digna campaña ayudando al equipo a clasificarse en el segundo lugar de la tabla. Un puesto que daba derecho a disputar la promoción de ascenso a Primera, lo nunca visto hasta entonces. A pesar de ello, cesaron al entrenador Alvaro al acabar la liga. Pero no se contrató a otro. Confiando en la capacidad y sabiduría de Wilkes le ofrecieron el papel de jugador-entrenador en la citada promoción. Aceptó y la suerte fue adversa. Las Palmas, rival a batir, ganó uno a dos en Vallejo y el partido de vuelta terminó con igualada a uno. Por un solo gol quedó el Levante a las puertas del ascenso a Primera.
    Algunos recuerdos rejuvenecen, estamos convencidos. A nosotros nos pasa con el de las actuaciones de Wilkes con la camiseta granota. Al rememorarlas sentimos el aire fresco de la adolescencia. El que nos daba en el rostro cuando estábamos sentados en las gradas de Vallejo, con la boca abierta, viéndole driblar y rematar.
    Y al hilo de este recuerdo resaltamos un hecho singular, sólo ocurrido en el Levante: los dos mejores futbolistas holandeses de la historia han jugado en sus filas. Porque años después de Wilkess, en 1981, llegó al equipo levantinista el gran Johann Cruyff. Su aportación no fue tan celebrada, pero dejó detalles de calidad y alguna actuación inolvidable en el poco tiempo que estuvo.

    SALVADOR REGÜES

    En el 59 Di Stéfano y Kubala "empezaban a sobresalir"?. Con 33 y 32 años respectivamente????

    Pues muy buena la acotación.


Accede para responder