Filiales, una pequeña historia.



  • Cuando el At. Levante está a un paso del ascenso y otros filiales están compitiendo, la mayoría de ellos exitosamente, por subir de categoría, parece un buen momento echar un breve vistazo a la historia de los segundos equipos.

    Hasta el momento, 10 clubes han visto a sus filiales en la categoría de plata: Barcelona, Valencia, R. Madrid, At. Madrid, Athletic, Sevilla, Málaga, R. Sociedad, Elche y Villarreal.
    El primero y pionero de ellos fue el CD Mestalla, el filial con más participaciones en segunda. Inclusive, a comienzo de los 50, pudo ascender, pero su condición legal no se lo permitió.
    Algo distinto pasó con el España Industrial, a la sazón filial del Barça, que logró el derecho a ascender en 1956. La única posibilidad era modificar su status, y así se hizo. El club industrial se refundó como CD Condal y jugó en primera en la 56-57, eso sí, con escaso éxito, ya que acabó colista en el último año en el que el FCB utilizó el viejo campo de Les Corts.
    El Condal siguió su andadura en el fútbol hasta que surgió el Barcelona At. al comienzo de los 70, en el entrañable campo de Fabra i Coast.
    El caso del R. Madrid también es interesante. Durante muchos años, su filial de facto fue el Plus Ultra, muchos alos en segunda, hasta que la remodelacion de la categoría les hizo bajar a tercera. Jugaban en el Antonio Borrachero, de Ciudad Lineal, que arrastraba una fiel afición a los "aseguradores".
    La entidad blanca propició su disolución para crear en 1972, el Castilla, que inicialmente mantuvo el color azul de la camiseta. Un Castilla que marcó un hito en la historia de los filiales, llegando a la final de Copa del 80, que perdió 6-1 frente a su hermano mayor.
    El Athletic siempre tuvo como filial al Basconia, de la localidad de Basauri. Otro asíduo en segunda, hasta que, al igual que hizo el Madrid, decidió fundar el entonces llamado Bilbao At., que descendió a tercera en 1970 en una reñida promoción ante un emergente Villarreal. Años después, los cachorros volvieron a segunda, incluso llegaron a ser campeones de la categoría. Eso sí, a diferencia del Madrid, el Basconia prosiguió su andadura y actualmente mmilita en el grupo vasco de tercera división.
    Por su parte el At. Madrid fue el último de los grandes en la filialidad. El At. Madrileño debutó en tercera en 1970, ocupando la plaza del Reyfra, con el que nunca tuvo muy clara su relación institucional.
    El segundo equipo colchonero, a diferencia de sus vecinos, jugó en el Calderón y en esa categoría recibió a clubes de la talla de Osasuna o Valladolid, y lógicamente a otros mucho más modestos, de nombres que algunos ni recordarán, como el Boetticher, el Torrejón,el Pegaso o el Carabanchel, todos ellos madrileños. Tambien fue protagonista de las mañanas del Manzanares dos entonces modestos: Eibar y Getafe, a los que el futuro les depararía grandes logros deportivos.
    Por aquellos tiempos, equipos como el Leganés y el Alcorcón eran desconocidos equipos de regional en modestos campos de tierra.
    Particular mención merece el Elche CF, cuyo filial, el Ilicitano subió a segunda en 1968, permaneciendo dos temporadas en ella. Eran grandes momentos del fútbol en la ciudad de las palneras en el pequeño campo de Altabix. Pequeño pero entrañable.
    Cabe destacar que el Ilicitano no vestía de franjiverde, sino camiseta verde y pantalón blanco. Fueron muy celosos de su identidad. Su descenso en 1970 no eclipsó una buena temporada en la que, por ejemplo, se impusieron al Córdoba por 6-1.
    El Sevilla At. debutó en segunda a principios de lis 60. Fue una aparición fugaz, y tuvieron que pasar décadas antes que regresaran a una categoría que este año van a perder.
    Algo parecido, aunque sin continuidad, le ocurrió al San Sebastián, que jugó en segunda sólo una temporada, por esas mismas fechas. El filial realista nunca volvió a esa altura.
    En cuanto al Villarreal, su irrupción potente en segunda fue muy tardía, coincidiendo con los monentos de gloria de la entidad groga, que decidió apostar fuerte pir la cantera. El Villarreal B, que estos día juega por regresar, fue un equipo conocido por su calidad y buen fútbol. Es una cantera realmente prolífica, ya que mantiene un equipo C en tercera y otro casi filial, como el Roda, en el mismo grupo.
    Otros clubes disponen de equipo C como el Sevilla, y otros desaparecieron, caso del R. Madrid y Valencia.
    Queda por consignar el breve paso del Málaga B en segunda, que tras su refundación, tuvo su momento de gloria. En la actualidad, el filial malaguista es es At. Malagueño, que hace años recobró su viejo nombre con el que militó en tercera en lis 70.

    En el mundo de lis filiales también se dan hechos curiosos, como la militancia en la misma categoría que sus mayores. Al ya citado caso de Barcelona y Condal, se suman otros como los dos Levantes que jugaron juntos en la 68-69, o el Murcia y su filial, el Imperial, que compartieron grupo de tercera en la 70-71.
    También existe el caso curioso de un equipo "promesas" de Lorca que protagonizó un sorpasso a su primer equipo a principios de los 90, aunque la relación de filialidad era muy discutida en la ciudad murciana y muchos se negaron a revonocerla.
    Y para terminar, recordar nombres curiosos de filiales que no existen (con ese nombre) como el Triana (Betis), el Vetusta (Oviedo), el Gran Peña (Celta), el Europa Delicias (Valladolid), o el Balón (Cádiz).

    Pido disculpas si algún dato no es totalmente exacto, ya que todo lo escrito lo he extraído de mi memoria.

    Saludos, y Força At. Levante.


Accede para responder