Platini quiere rebajar el fair play financiero