Rubén Castro, más cerca de la cárcel