La pasta dejada de ganar por el descenso