LA CANALLESCA: FRANCES, COMO ROBESPIERRE