RUBI, DESTITUCIÓN YA MISMO