¿Hay motivos para la preocupación?